jueves, 7 de abril de 2016

Respira, piensa y actúa

¡Hola a todos!

Tras el parón vacacional, retomamos con mucha energía e ilusión la vuelta al cole con Neska en las aulas 5 y 6 para continuar trabajando nuestro proyecto de educación asistida con perros.
Nuestros chicos, Bea e Iker, han salido a recogerla y a conducirla hasta sus aulas donde el resto de compañeros la esperaban impacientes.




Allí todos la han saludado muy contentos: "Hola Neska", y ella les ha correspondido con algún que otro lametón que les hacía reír.




Después, nuestros compañeros Bea e Iker han recordado las normas de comportamiento cuando trabajamos con Neska en clase.



Y, tras estos pasos previos, ya estábamos dispuestos para trabajar. 
En primer lugar necesitábamos que Neska nos trajese a nuestro amigo el monstruo azul, así que se lo hemos pedido con ayuda del Supertalker.



Después necesitábamos el cuento, así que hemos dicho: "Neska trae el cuento" y ella muy colaboradora nos lo ha traído en su arnés.


Aunque ha pasado mucho tiempo desde la última sesión de trabajo con Neska, los chicos recordaban el cuento y nos han ayudado a contarlo.
Nuestro monstruo quería construir una torre muy alta, pero se caía. Esto provocaba que se sintiese frustrado y enfadado.


En sesiones anteriores ya le habíamos enseñado que podía construir una torre con una base más ancha o dos torres más pequeñas para que no se le cayesen los cubos. Pero esta vez queríamos enseñarle otra solución. Aunque como estaba muy enfadado, lo primero era calmarlo y para eso necesitábamos que Neska nos trajese los números. 






Con ellos contamos hasta cinco a la vez que respiramos profundo y le acariciamos la tripita. Mirad cómo lo hace Matías.
Así enseñamos a nuestro monstruo a calmarse y aprendemos que también podemos hacerlo nosotros en aquellas situaciones que nos pongan nerviosos.


Ahora, ya con nuestro amigo calmado, era el momento de pensar y de mostrarle una nueva solución a su problema. Necesitábamos nuestro sombrero de pensar. Se lo hemos pedido a Neska y, con él puesto en la cabeza, se nos ha ocurrido un nuevo plan. Lo hemos colocado sobre las alfombras de colores junto al resto de soluciones que pensamos en las sesiones anteriores para recordarlas todas.



Después hemos pedido a Neska que se sentase en la alfombra y que eligiese la solución que queríamos enseñarle a nuestro amigo. Neska es muy obediente, así que lo ha hecho fenomenal.



¡Mirad que solución más importante! Le hemos enseñado a nuestro amigo que podía pedir ayuda a su maestra. Nosotros podemos hacer lo mismo cuando tengamos un problema.
La maestra ha ayudado a nuestro amigo a construir la torre entre los dos. El monstruo azul estaba muy contento y nosotros también porque habíamos resuelto su problema.





Tras tanto trabajo y emoción, hemos ofrecido agua y comida a Neska. Tenía mucha sed y además, le encanta que la premiemos con chuches.




 Después nos hemos lavado las manos con ayuda de nuestras auxiliares.


 Y hemos valorado cómo nos hemos comportado en clase.



 Como Neska lo ha hecho fenomenal, además de sus chuches le hemos puesto una carita contenta.
¡Buen trabajo Neska!


Y, por último, nos hemos despedido de Neska, de Pepa y de Jesús hasta la próxima semana.
Por cierto, hoy ha sido nuestro último día con el cuento de las torres, así que en la siguiente sesión tendremos una nueva historia. ¡No os la perdáis!




Pero esto no termina aquí. Ya sabéis que por las tardes seguimos trabajando en el aula con nuestras maestras. Mirad que agendas de trabajo teníamos preparadas.



Lo primero de todo, hemos recordado el cuento de las torres. Aquí podéis ver como nos lo contaba Bea con ayuda del iPad. Todos los amigos estábamos muy atentos mientras lo veíamos en la tele a la vez que ella nos lo iba contando.




Después hemos comenzado a trabajar. Esta vez nuestras maestras nos habían preparado nuevas actividades. Nos han enseñado unas láminas con escenas del cuento y a su lado teníamos un código QR. Con ayuda del iPad había que descifrarlo y así averiguar cómo se sentía el monstruo en esa escena. 








Esta actividad nos ha gustado mucho. Cuando descifrábamos el código QR nos salía una imagen de cómo se sentía el monstruo o un video con una canción que hablaba de su estado de ánimo.
Después hemos jugado a poner caritas enfadadas y contentas y a vernos en la tele. ¡Nos hemos reído mucho! Este juego es muy divertido.


A continuación hemos salido a trabajar en la tele. Teníamos que identificar el sentimiento de nuestro monstruo tocando la tele táctil. Si acertábamos sonaban unos aplausos.


También hemos tenido que dibujar una carita contenta y otra enfadada y escribir estas palabras en la tele.



Y, por último, hemos realizado este trabajo en papel, poniendo gomets en las caritas que correspondían al sentimiento que manifestaba nuestro amigo en las imágenes y ordenando la secuencia temporal del cuento.





¡Vamos que no hemos parado!
Os esperamos la próxima semana.






No hay comentarios:

Publicar un comentario